Balance de Blancos (6): Rompiendo las reglas